Dotar de magia un ambiente, es posible. Nuestra fórmula incluye, aunque no necesariamente a la vez, algún detalle especial, un elemento natural y algo antiguo. Y, por supuesto, una pizca de luz.