El diseño de este aparador nos encanta. Transmite mucha energía, creando luz y vitalidad a su alrededor. A la vez el efecto envejecido de la superficie de los espejos, le otorga personalidad y posibilidades de integración para ambientes más clásicos. El diseño curvo en la parte superior evoca aires orientales. Como consecuencia,  esta suma de elementos permite transformarlo en un objeto muy ecléctico y por tanto combinable. Una pieza perfecta para decoradores.