Esta silla lacada en blanco mate, y tapizada en tonos claros con líneas en grises,  es perfecta para lograr espacios luminosos. Combina perfectamente en varios ambientes, gracias a los colores neutros tanto del tapizado como de la estructura.

Es ideal tanto para recrear un espacio pequeño como, por ejemplo, como silla para un escritorio o un rincón de lectura. Pero también, para colocarla en conjunto alrededor de una mesa de comedor. Además es muy confortable gracias al tamaño del asiento.