El mar, la costa y la tierra, son los elementos que nos evocan estas nuevas piezas que hoy os mostramos. Un viaje a la naturaleza desde la tranquilidad y el sosiego de la madera, elemento vehicular de estas figuras.

Estas dos aves están atentas, parecen esperar con sus picos redondos. Su terminación rugosa de todos ocres y blancos nos evocan al mar, a la costa a la espera de algún barco que llegue a nuestras costas. Invitan a la atención y a la paciencia, con una certeza de que todo llega, todo tiene su momento.

Un viaje al pasado, puede que a tierras remotas de la India como el gran Alejandro Magno a lomos de su caballo Bucéfalo, es lo que nos evoca esta figura equina. En madera decorada con pigmentos blancos y labrada, también nos invita a mirar al mar, tiene ese aire costero en los adornos del pie, como si quisiera imitar las olas, obediente, tranquila y a la vez orgullosa. Una figura que por su tamaño y originalidad se convertirá en el centro de atención de cualquier estancia.